Proyecto de Vida Matrimonial es un taller enfocado para novios y de aplicación directa, en su caso en Cursos de Preparación al Matrimonio y a la Vida Familiar. Es un taller de reflexión y sobre uno de los pasos más importantes que tendrán los novios en su vida.

También es un taller para matrimonios en sus primeros años de convivencia.

¿En qué consiste este servicio?
Presto tutoría para el desarrollo de los temas tratados, haciendo en su caso una adaptación a las circunstancias de las personas interesadasa en hacerlo. Además se dispone de material adicional si se precisa.

La tutoría se puede llevar a través de los siguientes medios:

  • Teléfono
  • Email
  • Entrevistas a través de skype

Pedir más información

Temas que comprende el Proyecto de Vida Matrimonial

Resumen: Proyecto de Vida Matrimonial es un taller para que la pareja diseñe cómo quiere que sea su matrimonio y cómo conseguirlo.

Proyecto de Vida Matrimonial

Un proyecto es un proceso que se pretende seguir, o que ya está en marcha, en orden a algo que se desea alcanzar.

Tener un proyecto supone reconocer que para tener una idea clara de lo que se quiere hacer, es necesario detenerse a pensarlo, saber identificar lo que se quiere, los fines que se persiguen, detectar capacidades y limitaciones y tener una visión clara de la realidad y de las posibilidades con que contamos. Todo esto que es fundamental para iniciar un proyecto, es algo poco habitual que necesita de nuestra reflexión. Así que, antes de lanzarnos atropelladamente a hacer mil cosas, detengámonos, sentémonos y pensemos.

No todos los proyectos son iguales

Hay que tener en cuenta que no todos los proyectos son iguales, podríamos decir que hay proyectos a corto, medio y largo plazo. Entre estos últimos es donde se sitúa un proyecto personal de vida o un proyecto de pareja. Son para toda la vida, no podrán ser cosas muy concretas porque la vida es insólita y muy larga, nos sorprende con lo inesperado en cualquier momento, en cualquier lugar.

Hacernos pareja: una nueva dimensión en el proyecto de nuestra vida

Cuando decidimos formar una pareja, se abre una dimensión más al proyecto personal; ya no solo tengo “mi vida”, nos comprometemos a vivirla juntos. Ahora construimos “nuestra vida”, y comenzamos a buscar entre los dos las respuestas a algunas preguntas: ¿Qué queremos conseguir juntos? ¿Qué sentimientos y acciones nos son comunes? ¿Cuáles no?

Hacer algo nuestro

No es una norma impuesta: nos vamos a sentar, vamos a reflexionar, lo discutiremos, trataremos las preguntas esenciales, buscaremos nuestras respuestas, lo llevaremos a la oración, haremos NUESTRO PROYECTO, porque al hacerlo nos estaremos dando lo mejor que tenemos: nuestra ilusión y nuestra decisión de hacerlo realidad. Es la vocación de nuestras vidas.

No sabemos qué nos sucederá a lo largo de la vida, pero en nuestro proyecto, siempre encontraremos una guía, un punto firme que nos ayudará a orientarnos en cada situación.

Nuestro amor necesita entrega, tiempo, dedicación y cuidados. Todo lo que merece la pena requiere un cierto esfuerzo. Construir un proyecto no es un trabajo de un solo día, hay que vivirlo, enriquecerlo, actualizarlo continuamente. Entonces es cuando sabemos cómo hacer que la ilusión se haga realidad. Nosotros somos el proyecto, lo hemos decidido.

Necesitamos un Proyecto de Matrimonio

Tal vez nos preguntemos la necesidad de tener un proyecto, ¿para qué “someter” nuestro amor a normas y reglamentos? ¿Acaso no es suficiente querernos? ¿Por qué no dejamos que nuestro amor se desarrolle espontáneamente?

En primer lugar, tenemos que partir reconociendo que el amor es un trabajo

El amor también es una decisión. Tras el enamoramiento nos encontramos en situaciones ante las que tenemos que decidir, y decidimos que este amor que tenemos merece la pena. Que la persona que está a nuestro lado merece la pena.

El amor pide eternidad, o al menos que sea para siempre. Piensa. Cuando te enamoraste de tu cónyuge, ¿pensabas que solamente lo ibas a querer durante un espacio de tiempo, durante un año, tres meses y quince días, por ejemplo?

Siempre puede mejorar y parece que nunca culmina. El amor necesita tiempo, es una criatura que crece despacio. Seamos pacientes, tenemos toda la vida para nosotros y eso es una gran suerte.

El amor sólo crece en la verdad, no resiste la mentira ni el engaño. El proyecto lo construiremos desde esa verdad profunda que nos hace ser pareja.

El amor necesita confiar, saberse seguro. En el proyecto nuestro amor se fortalece en la confianza.

Para creyentes

Para aquellas personas que participen de la fe cristiana, en el proyecto podemos y debemos acoger el amor de Dios. En la acogida del don de Dios nuestro proyecto se abre al proyecto de Dios sobre nosotros, sobre nuestra pareja. Nuestro proyecto se convierte en una búsqueda y seguimiento de la voluntad de Dios, que, al igual que el amor, también necesita tiempo y trabajo.

Para no creyentes

También deben contar con tener y trabajar su Proyecto de Vida Matrimonial. Soy de la opinión de, que antes que un matrimonio sacramental, debemos tener un matrimonio humano. Que antes que personas que profesan una fe o no, somos personas.

¿Qué nos ofrece o piensa la sociedad?

Después de ver las razones que vienen dadas por la propia esencia del amor, veamos los motivos que encontramos en la sociedad, en el mundo que nos rodea y en el momento que nos toca vivir.

La imagen que nos muestra la sociedad sobre el amor, la pareja o el matrimonio, es la de que el amor dura lo que dure, pero es algo que se acaba tal y como llega. En él no caben “normas”, ni planificaciones; debe ser espontáneo, libre y natural. Que una pareja funcione es cuestión de suerte…y además, cuando te casas ¡se acabó lo bueno!

El proyecto es nuestra realidad y nuestra referencia. Elaborarlo nos hará ser conscientes de nuestra situación, de lo que nos rodea.

El Proyecto de Vida Matrimonial es una herramienta que nos ayudará en cumplir con el compromiso que adquirimos cuando formamos una relación con la persona a la que amamos. Que a veces, cumplir con el compromiso, se nos va a poner muy duro. Pero esto es lo que nos hace grandes. Fijáos lo que puede sentir una persona que sepa: “No sé lo que me pasará en la vida. Pero sé que siempre mi (aquí pones el nombre de tu esposa/o) estará conmigo”

El proyecto es nuestra realidad y nuestra referencia. Elaborarlo nos hará ser conscientes de nuestra situación, de lo que nos rodea

Considera

  • Porque es posible vivir felices en pareja y durante mucho tiempo, pero una vida de matrimonio es algo que se construye poco a poco, que se edifica.
  • Porque los primeros años son decisivos para el éxito o el fracaso de la pareja.
  • Porque el amor es un proceso: se aprende, cambia y crece.
  • Porque en el matrimonio, la pareja tiene que convivir a niveles muy profundos y para ello se requiere madurez. La maduración personal es un proceso que requiere tiempo, esfuerzo y relación con los demás y en el caso de la pareja exige una progresión y un aprendizaje

¿Cómo ha de ser el Proyecto?

  • Debe ser de los dos, común a ti y a mí y, como tú y yo, distinto de los demás
  • Si reconocemos que la vida sólo se vive en plenitud desde la verdad, nuestro proyecto de pareja estará construido desde nuestra verdad, la de cada uno, la de los dos. Algo para toda la vida solo vale la pena si es de verdad
  • Es una brújula, no un oráculo. No podemos olvidar que el proyecto no puede prever todas y cada una de las cosas que nos pueden suceder en un futuro.
  • Es una herramienta de vida, para dar vida a nuestra pareja, no para atarla y llenarla de “obligaciones”. Que sea flexible y abierto a la vida, a los cambios.
  • Nos tiene que dar libertad. El proyecto se basa en la libertad de lo establecido desde el encuentro en la verdad, desde lo esencial y profundo, desde la ilusión más fuerte, desde el amor.
  • Recoge todo aquello que nos hace vivir, lo que nos da seguridad. Se convierte en algo activo y presente, recoge las apuestas que hemos hecho para toda la vida.
  • Necesita ser duradero, capaz de ir envejeciendo con nosotros, de ir madurando poco a poco, de ayudar a que el paso del tiempo signifique que lo que tuvimos claro entonces sea hoy una realidad que ofrecer.
  • Y, por supuesto, tenemos que conseguir que nuestro proyecto sea ilusionante, atractivo, irresistible, que nos “enganche”, que nos divierta, que ponga en juego toda nuestra imaginación y toda la creatividad que seamos capaces de producir.
    El proyecto es nuestro amor puesto a trabajar. Es una herramienta para poder vivir nuestro amor de verdad. Tiene que ser nuestra ilusión, igual que tú eres mi ilusión y yo soy la tuya: al fin y al cabo el proyecto somos nosotros.

¿Cómo funciona este taller?

Antes de nada, este taller ya se ha desarrollado a nivel presencial con resultados positivos para todos aquellos que lo han puesto en práctica. Extiendo el taller ahora para hacerlo on-line si no puedes hacerlo presencial.

En este taller dispones de:

  • Una metodología, ejercicios y propuestas que ya se han probado y comprobado que funcionan 100 por 100.
  • Atención personalizada a los participantes de dudas, consultas, seguimiento en el desarrollo del taller.
  • Desde la vida, con un lenguaje de vida, con los pies en el suelo.
    Al ir trabajando con cada uno de los temas, no dudes en plantear tus preguntas, preguntas que te contestaré personalmente a tu email.

Para trabajar con las fichas lo único que tienes que hacer es pinchar en el enlace de fichas de trabajo. Puedes imprimir los ficheros, o bien descargarlos.

Te recomiendo que tengas una carpeta de anillas para ir archivando las fichas de trabajo. Para que el Proyecto sea eficaz, lo más recomendable es tenerlo por escrito y revisarlo de una forma periódica, cada cierto tiempo, unas semanas, unos meses, al año…como tú necesites.

Al tenerlo por escrito puedes ir chequeando y verificando con el paso del tiempo cómo va vuestro Proyecto de Vida Matrimonial.

Si tienes más preguntas, puedes ponerte en contacto aquí. Seguidamente te contesto por teléfono o por email.

Fichas de Trabajo

Share This