La generosidad es el lubricante del matrimonio