El amor no es un “deber”